Cómo la humilde taza de café te protege con cada sorbo

No es necesario saber cómo funciona una taza de café para beber de ella. Muchas personas sólo requieren que su taza sostenga su café sin derramarlo. No quieren saber nada más, y eso está bien. Los sentimientos de la copa no serán heridos. Sin embargo, la simple taza hace muchas cosas por el bebedor de café, sea o no consciente de ello. Estas son algunas de las maneras en que su taza de café trabaja duro para usted cada día.

La manija de la taza de café es su primera línea de defensa contra las quemaduras. El café se prepara justo debajo del punto de ebullición del agua, por lo que está extremadamente caliente cuando se coloca en la taza. Las tazas de café están hechas de porcelana o cerámica, que son materiales aislantes. La copa no es lo suficientemente gruesa como para ser un aislante total, por lo que el exterior de la copa se calienta rápidamente a temperaturas incómodas. Los mangos de las tazas le protegen de la superficie caliente. El mango se mantiene frío al girar hacia afuera, alejándose de la taza. Algo de calor puede llegar hasta el mango de la taza, pero no lo suficiente como para causar una quemadura.

Las tazas para el servicio de café son mucho más pesadas y densas que las tazas de vidrio. El material de la taza tiene propiedades aislantes que ayudan al bebedor de café de dos maneras. Su taza de café absorbe desinteresadamente parte del calor del café casi hirviendo que usted vierte en ella. La temperatura del café se reduce rápidamente hacia un nivel de consumo más seguro. A medida que el café comienza a enfriarse, la taza libera parte del calor almacenado, manteniendo el café caliente. Algunas personas utilizan un calentador de taza para su café, pero eso sólo continúa el trabajo comenzado por la taza misma.

Las tazas de café están hechas de materiales no porosos que no absorben líquidos. Los bebedores de café tienen el mal hábito de dejar el café frío en su taza durante días. El café, el azúcar y la crema son un excelente caldo de cultivo para las bacterias y sus parientes. Afortunadamente, su taza se desinfecta fácilmente en un lavavajillas estándar. En media hora su taza estará brillante, limpia y libre de gérmenes.

Probablemente no te importe que tu taza haga todas estas cosas cuando tomas café de ella. Eso está bien, porque la taza no requiere ningún reconocimiento especial de su parte. Una pasada ocasional por el lavavajillas es toda la atención que necesita la humilde taza de café.

No Comments Yet

Leave a Reply